De Interés Turístico
BUSCADOR
Atrás

Puente Mediana (Puente Viejo)

Imagen Puente Mediana (Puente Viejo)
Información
Dirección:
Antigua N-601 km 155
Más Información

El Puente Mediana ó Puente viejo, como solemos denominarlo en Hornillos, es uno de los grandes monumentos que tenemos escondidos en la cercanías de nuestro municipio, aunque en realidad pertenece al término municipal de Alcazarén.

 

Para llegar hasta allí, basta con dirigirse desde Hornillos hacia la carretera de Madrid, donde tenemos dos opciones: la primera de ellas, es un camino que sale pasada la curva donde está el camino que baja a valdihuete, que enlaza con la vieja carretera que baja hasta el puente, y la otra es continuando un poco, donde en la siguiente curva, casi llegando a la casa rural Puentes Mediana, sale a la izquierda una vieja carretera que también conduce a nuestro destino. Si venimos de

Valladolid o Madrid por la nacional 601, hay que meterse en el área de servicio del hostal "El Puente", y donde finaliza su fachada, por el lado izquierdo veremos a la derecha la vieja carretera que desciende hasta el puente.

 

 Construido por Francisco Praves(1585-1637) en el siglo XVII, está edificado íntegramente en piedra y tiene las siguientes dimensiones: una anchura de 4,5 metros, una altura de 9 metros visibles y una longitud de unos 75 metros contando el puente propiamente dicho y el muro de contención que hay a ambos lados del río. Consta de 2 ojos apuntados que resisten el paso de los siglos sobre el cauce del río Eresma, y aunque en el verano apenas circula el agua por uno de ellos, en las crecidas primaverales han llegado a taparse ambos ojos debido al gran caudal que baja de las tierras segovianas. En su parte superior, una semiderrumbada barandilla, también de piedra, se oculta entre arbustos, zarzas y maleza.

 

 

Históricamente tuvo mucha relevancia, pues fue de vital importancia al formar parte del Camino Real de Valladolid a Toledo. Allí mismo se estableció un puesto de Aduanas, en lo que hoy es el Hostal "El Puente", muy concurrido en aquellos años por comerciantes, viajeros o la propia realeza. Dicho local, antaño fue posada o venta donde estuvieron el antiguo fielato del Camino Real, las casetas de cobro de los arbitrios y tasas municipales sobre el tráfico de mercancías. Esta venta, a parte de su función recaudatoria, estaba para ejercer un cierto control sanitario sobre los alimentos, por lo que recibió también el nombre de estación sanitaria, debido al nombre del fiel de la balanza que se utilizaba para el peso de los productos. Hasta hace poco, podía verse una gran cadena sujeta con una piedra que servía de barrera entonces.

 

Pero precisamente debido a su ubicación estratégica, el Puente Viejo también fue punto de encuentro de bandoleros, contrabandistas y asaltacaminos, destacando por encima de todos Luis Candelas (1804-1837), el "romántico" bandolero de Lavapiés. Después de numerosos atracos, se dio orden de detención contra él por un gran robo producido a la modista de la reina regente doña María Cristina, y por otro cuyas víctimas fueron el embajador de Francia y su esposa. Tras un intento fallido de huir a Inglaterra junto a su mujer, Luis Candelas fue apresado en dicho puente el 18 de julio de 1837, encarcelado en Alcazarén y ajusticiado en Madrid en el garrote vil el 6 de noviembre de ese mismo año, cuando contaba con 33 años.

Hay una cueva cercana semiescondida en la ribera del lado de Alcazarén donde las leyendas cuentan que se ocultaba su banda hasta que daba la orden de hacerse con la mercancía de quienes lo cruzaban. De hecho, desde hace pocos años, Alcazarén realiza en el mes de noviembre una representación de esta gesta en la que participan buena parte de sus vecinos y que está logrando ser un gran atractivo turístico en la localidad vecina.

 

Además, el guerrillero Francisco de Paula de Castilla, natural de Robladillo y que pertenecía Al cuerpo de Guardias de Corps desde 1797, obtuvo su licencia en este puente debido a que fue herido de guerra en la misión "Puente Mediano" en 1805, mientras lideraba el Cuerpo Franco de Simancas formado por 200 guerrilleros durante la Guerra de la Independencia.

 

Hasta finales de los años 80 del siglo pasado, aún se circulaba por la vieja carretera que cruza el puente, incluso la linea regular de autocares que se dirigía a Olmedo/Madrid, dejaba allí a los viajeros con un agradable paseo (según la época del año) de 3km hasta el pueblo, pero actualmente, está en desuso.

De todos modos, sigue siendo un entorno muy visitado en las rutas a pie o en bicicleta o simplemente por aquellas familias que los fines de semana se acercan hasta allí para disfrutar de una agradable comida en el río bajo la sombra de este imponente puente y su envidiable entorno natural.

 

Fuente: La Voz de Hornillos. Numero 13. Octubre de 2015